¿Que decimos las OSC de Córdoba sobre la situación social, política y económica actual?

En la segunda mitad del 2020, desde «Diálogos para construir ciudadanía», proyecto ejecutado en el marco de Sociedad Civil en red para consolidar la democracia como FORTALECIMIENTO DE ESPACIOS LOCALES DE ENCUENTRO Y PARTICIPACIÓN, organizaciones sociales y comunitarias de la provincia realizamos un proceso de aproximación diagnóstica a partir de intercambiar experiencias en este contexto de pandemia. Este documento es producto de ese proceso, y avanza en demandas y propuestas al Estado y el sector privado.

Principios básicos compartidos

• El diálogo construye ciudadanía;
• Los acuerdos nos potencian como actores sociales y contribuyen a visibilizar nuestro hacer en esta coyuntura;
• Los espacios colectivos nos fortalecen y son fundamentales para incidir en el diseño, gestión y ejecución de políticas públicas que faciliten el acceso a derechos de los sectores más postergados de la población;
• Las organizaciones sociales y comunitarias NO reemplazan al Estado, lo complementan en algunos casos, e interpelan la agenda de necesidades, derechos y sus formas de resolución; enriqueciendo la democracia y fomentando la participación social.
• Los derechos humanos; la perspectiva de géneros y diversidades; el paradigma de niñas, niños y jóvenes, personas mayores y con discapacidad como sujetos de derechos; el respeto y cuidado al medio ambiente, son enfoques transversales a nuestros diagnósticos, posicionamientos y propuestas.

Puntos claves del diagnóstico

• La pérdida de fuentes de trabajo y el aumento de la pobreza y desigualdad social surgen claramente como los principales efectos negativos del contexto de pandemia. A lo que se suma una insuficiente presencia del Estado.
• Las necesidades de subsistencia (vinculadas a la alimentación y abrigo); la interrupción de actividades deportivas, recreativas y culturales; la exclusión digital, las dificultades de acceso y desvinculación de la educación de niñes y jóvenes, la falta de acceso a una vivienda digna, son las principales problemáticas visibles en los territorios.
• En el interior de la provincia estas problemáticas se viven de manera diferente según la región y respecto a la Capital. Las particularidades tienen que ver con la diversidad de espacios rurales y urbanos, la cultura de los pueblos de cada punto de la provincia y la presencia del Estado en ellos.
• La falta de información pública, el desigual acceso a esa información son aspectos de un mismo problema con dos consecuencias a destacar: a) dificulta el acceso de la población a recursos del Estado para paliar la situación de crisis; b) se pierde la posibilidad de participar activamente en espacios de concertación entre la sociedad civil, el sector privado y el Estado.
• La burocracia se constituye en obstáculo para el acceso a derechos en situaciones de crisis y emergencia. La complejidad, cantidad y tiempo que insumen los trámites requeridos para acceder a recursos del Estado -tanto para la población como para las OSC- es alta.
• La articulación entre las OSC y el Estado en este tiempo no ha sido la esperada. Con algunas excepciones, en general se percibe como insuficiente, incompleta y tardía. No hay una real inclusión de las OSC en instancias de elaboración o gestión de políticas públicas (PP) y se observan iniciativas y propuestas desde la sociedad civil que quedan sin respuesta del Estado.
• En contrapartida, se activaron y fortalecieron las redes locales. La solidaridad entre vecinos y vecinas y la organización de la comunidad para sostener y acompañar, permitió enfrentar algunos de los obstáculos emergentes en el acceso a derechos a partir del esfuerzo y compromiso entre pares.

Nuestra posición

Es necesario actuar conjuntamente y generar nuevas propuestas y espacios de participación y concertación con el Estado y el sector privado. Abogamos por un Estado presente que asuma como necesario garantizar:
• Políticas públicas universales con acceso federal y sin criterios partidarios; dentro de las que se destaca la discusión de un salario único universal;
• La articulación fluida de los tres niveles del Estado (nacional, provincial y municipales) en el diseño y ejecución de políticas públicas, trabajando con protocolos operativos unificados;
• Una coordinación ágil con OSC para la atención de situaciones urgentes, disminuyendo la burocracia, simplificando procesos para la concreción de acciones y proyectos mancomunados;
• El reconocimiento del aporte de las organizaciones en los territorios, sin criterios clientelares;
• La institucionalización de un fondo, con procesos y procedimientos que garanticen el acceso a programas y recursos a todas las organizaciones sociales y comunitarias del país (OSC);
• La promoción del trabajo en redes multiactorales en los territorios, sin discrecionalidad, con participación de las organizaciones de la sociedad civil como una apuesta al crecimiento de la vida en democracia;
• La construcción de diagnósticos participativos para organizar la asistencia y asignar recursos en los territorios, como estrategia para garantizar una mayor eficiencia y eficacia en la resolución de problemas concretos.
• La circulación de información pública como derecho de la ciudadanía en todas las regiones de la provincia.
• El trabajo urgente en materia de derecho a la educación de calidad (incluye inversión en tecnología y conectividad para las escuelas), medio ambiente sano y hábitat digno, teniendo en cuenta las anteriores premisas.
• La promoción del reciclado y el uso de energías renovables como una de las estrategias de cuidado y respeto del medio ambiente, generando las estructuras y procesos que contengan buenas prácticas ecológicas de individuos y grupos.

Nuestra propuesta a los actores

Instamos al Estado a replantear el modo en el que se vincula con las OSC, a generar nuevas estrategias que seriamente estén asentadas en valores de cooperación para la construcción de políticas públicas inclusivas y en pos del bien común.

Invitamos al sector privado a sumarse a espacios de trabajo conjunto en los que diseñar y ejecutar acciones que contribuyan en el mejoramiento de la calidad de vida de la población en situación de pobreza, con el objetivo de disminuir desigualdades en el acceso a derechos.

Convocamos a las OSC a capacitarnos para actuar en este tiempo que requiere de organizaciones ágiles, flexibles y comprometidas. Es imprescindible participar en instancias de formación para ajustar cuestiones administrativas, contables y legales que como organizaciones debemos conocer para que no sean un obstáculo en nuestros vínculos con el Estado, otras organizaciones sociales y actores con los cuales interactuar para construir una sociedad más justa y equitativa.

Podés adherir ingresando aquí: https://forms.gle/KAwutPUjNq4TCjt16

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp