1976… 2022… 46 años: Memoria Verdad y Justicia

Aquel 24 de marzo de 1976, un grupo de militares se erigió en los “usurpadores” de un gobierno democrático elegido por el pueblo, y contó   con la complicidad de gran parte de la Iglesia católica, las empresas y un sector social que rechazaba la necesaria distribución justa y  equitativa de la riqueza y los bienes de nuestro país; bienes y riquezas  construidas entre todas y todos. Rechazaba   también las conquistas y el reconocimiento de los derechos para todo el pueblo.  En nombre de esas ideas e intereses fuertemente económicos hegemonizados por y para dicho sector, se acallaron las voces diversas por la fuerza y se generó un feroz genocidio organizado,  de los más crueles de nuestra historia.

Hoy, 46 años más tarde sigue presente más que nunca la disputa de los recursos, bienes y riquezas de nuestro país; siguen vulnerados derechos de buena parte de la población; siguen presentes los sectores que rechazan la equidad y la justicia para todas y todos quienes pisamos este suelo argentino.  Es preciso recordar que más del 50% de la población se encuentra en situación de pobreza, y eso no es casual; sino producto de acciones y políticas que condujeron a esta realidad. De otra manera, con métodos actualizados, hoy también se acallan y / o tergiversan las voces de los que pocas veces son escuchados; la “guerra mediática” es un claro ejemplo de ello. Por eso queremos unir nuestras voces en un solo grito junto a todas aquéllas que poco se escuchan. Queremos decir de la enorme  necesidad del trabajo comunitario, colectivo, solidario,  organizado,  para que se escuchen otras voces, aquéllas  que quedan fuera de los repartos e intereses privilegiados, las de crecientes grupos de mujeres y  disidentes, hombres,  jóvenes, niñas y niños,  que perdieron y  pierden derechos cada día, las de quienes nunca los alcanzaron; voces que pocas veces llegan a escucharse en directo.  

Queremos decir una vez más, la importancia de defender y democratizar la democracia, como el mejor sistema para promover y garantizar derechos, por imperfecto que sabemos es. Queremos decir y seguir difundiendo en voz muy alta cuales son los principios de un estado democrático; queremos desnaturalizar el dominio de los que más tienen, los que más son escuchados, por encima de miles de personas y familias avasalladas, sin conocer lo que es sentirse respetadas y respetados como ciudadanos y ciudadanas; sin conocer ni tener sus derechos básicos garantizados.

Unimos aquél 76 con este 2022. Es el camino de nuestra historia de país. Creemos que pensar  la  dictadura es pensar el presente, es  pensar en el FMI, el Grupo Macri, las corporaciones,  los formadores de precio, la estatización de la deuda privada y una clase social minoritaria en el ejercicio del poder, junto  a las políticas públicas que los gobiernos aplicaron a lo largo de los 39 años de democracia transcurridos,  que no lograron   los cambios estructurales profundos que aún  se requieren. Las generaciones del 60 y  del 70 estaban desarrollando un programa político en favor de las mayorías y con una fuerte impronta popular y trabajadora.  

Creemos que esa tarea aún sigue pendiente. Nos exige cambios profundos, corrernos, salir de la comodidad; creemos que no son los partidos tradicionales y burgueses los que van a dar respuesta. Vivimos un tiempo de capitalismo decadente, un modelo que no puede atender las necesidades básicas de la mayoría, por eso creemos fervientemente que el 24 de marzo es un tiempo de memoria para nunca más el genocidio, pero también es un momento de pensar unidas y unidos cómo podemos generar una agenda y un programa político en favor de las mayorías, con Verdad y con Justicia. Sabemos que es con luchas, a veces silenciosas y a veces estruendosas, pero desde todos los rincones, siempre desde las comunidades, de manera continua, cotidiana y presente; como en el 2001. Creemos que es con educación y con democracia. Creemos que es como en Bolivia y en Chile, en las calles gritando en contra del opresor. Creemos y defendemos las decisiones y consensos en las urnas,  con democracias imperfectas pero populares; en busca de la distribución justa y el ejercicio de los derechos para todas y todos.

Hoy queremos compartir nuestro reconocimiento a quienes dieron la vida, a quienes lucharon y a quienes siguen luchando. Sumamos nuestro humilde compromiso por un mundo de felicidad para todas y todos, junto a todas las personas anónimas, que luchan y lo construyen cada día, Creemos  que este tiempo nos exige y que necesitamos y bregamos  por un grito mayor contra las opresiones; cada día más colectivo, cada día más fuerte….

 24 de marzo de 2022…Memoria, Verdad y Justicia

SEHAS

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp