CULTURA - Día Internacional del Artesano

20 de marzo 2020

Base de datos _ Ministerio de Cultura de la República Argentina

Día Internacional del Artesano

El 19 de marzo se conmemora el trabajo de todos y cada uno de los artesanos que con sus manos moldean la memoria de los pueblos

Para la religión católica el 19 de marzo es el día de San José en memoria de José, el padre de Jesús. José era carpintero, la tradición ligó ese día a su figura y la fecha se extendió por el mundo entero.

Herreros, tejedoras, cesteros, ebanistas, carpinteras, luthiers… El abanico de artesanos y artesanas argentinos es interminable. Desde los nacidos en medio de comunidades indígenas hasta los urbanos que nunca pisaron un patio de tierra.

Roxana Amarilla encabeza el Mercado Nacional de Artesanías Tradicionales de la Argentina (MATRA), y sabe que la artesanía no es cosa del pasado. Si bien la producción de objetos mediante el uso de técnicas tradicionales es una manera de sostener la memoria y la identidad de los pueblos, en su recorrido por las comunidades indígenas observa que la innovación es una constante.

"En Argentina tenemos diversidad de artesanías, objetos de arte indígena, objetos del mundo mestizo, artesanías del contexto urbano. Nuestro país tiene muchos artesanos/as que no han sido educados en comunidades de artesanos pero que han buscado el oficio y se han dedicado a la fabricación de objetos funcionales y que son innovadores, que trabajan con nuevos materiales, con nuevas morfologías, con nuevos sentidos de los objetos y de eso hay muchísimos y muy buenos", explica. Sugiere, al mismo tiempo, tener en cuenta tanto a la "artesanía tradicional como a la artesanía de innovación".

Los objetos revelan secretos y dan cuenta de la importancia de la creatividad, la identificación y el compromiso en la transmisión de la cultura. En muchos casos el trabajo manual constituye un puente que conecta pasado y presente. Para Amarilla, "las artesanías nunca son igual que las que se hacían hace 100 años, salvo en algunos casos donde  hay alguna razón que hace que eso siga siendo actual. Por ejemplo, las matras (pieza textil Mapuche) se siguen haciendo porque tienen mucha vigencia. En las comunidades Wichi se siguen haciendo las bolsas porque la comunidad las sigue usando, o en el caso de algunos ponchos en telar, que se hacen con las técnicas de siempre pero lo que cambia son los usos y los escenarios donde se los viste".

Las artesanías, la cultura

Para la investigadora Maria Alba Bovisio, la artesanía opera como un soporte material de la memoria, como un medio a través del cual se manifiestan valores culturales concretados en objetos donde se relaciona lo simbólico, la tradición y lo utilitario.

"Así como las leyendas y los cuentos en la transmisión oral, dan a conocer a las nuevas generaciones las formas de convivencia y expresión de la cultura de nuestros antepasados, de nuestros pueblos y de nuestras comunidades indígenas, en los objetos estéticos construidos recogemos parte de nuestra historia", relata Bovisio.

Desde esta perspectiva, es importante "leer" en los objetos aquello que tienen para decir del pasado y del presente, qué representan hoy, qué necesitamos plasmar. Si bien en el trabajo del artesano la producción de objetos es a su vez su fuente de ingresos, sus modos de producir y las técnicas implementadas siguen siendo un modo de perpetuar las memorias ancestrales y establecer diálogos entre los tiempos.

El modo de la producción artesanal, esa producción cultural de objetos, tiene tres características fundamentales. Amarilla las describe así:

1. Es trabajo genuino. El artesano genera su propio espacio de trabajo, hace su producción y genera riqueza;

2. Vínculo directo con la materia prima. Es una relación virtuosa con el ambiente y eso se pone cada vez más en valor debido a las necesidades de sustentabilidad que tenemos en la actualidad;

3. Tiene futuro. El mundo está transitando la era de lo antropoceno, de la huella humana indeleble, y en ese marco, el modo de producción de baja escala de los artesanos es viable, es posible tener un futuro con ese modo de producción artesanal.

Amarilla explica que el modo de producción artesanal no es una producción que aliente el consumo masivo como lo es la producción imparable de objetos de las industrias capitalistas. No hay superproducción y los objetos se consumen cuando son necesarios.

“Uno busca una artesanía por diferentes necesidades pero no esta comprando de a dos, de a tres ‘por si acaso’.  Este modo de producción pre capitalista hoy por hoy es más sustentable. Además, en el tiempo de producción del artesano no hay explotación ni depredación del ambiente”.

Reconocimiento a la calidad del producto artesanal

Año a año el World Crafts Council (WCC), en alianza con UNESCO, premia a diferentes artesanos por la calidad de sus creaciones. La excelencia técnica de la pieza artesanal, la innovación y el diseño, la producción bajo buenas prácticas como un trato amigable con el medio ambiente y sin trabajo infantil, la identidad del objeto como pieza que represente con fidelidad al territorio donde fue gestado, son algunos de los parámetros que se tienen en cuenta.

En Argentina fueron reconocidos 25 artesanos que trabajan con madera, metales, huesos, y textiles. Si bien para un artesano/a urbano es mas fácil presentarse en estos concursos que para los/as artesanos indígenas, donde hay una accesibilidad compleja, desde el MATRA se trabaja con las comunidades para facilitar el acceso a la información, a los registros, a los medios digitales y lograr que esas distancias no sean un abismo.

En este sentido, "el rol del Estado es fundamental porque si no hay política pública para la artesanía el sector se vuelve vulnerable. Si tienes un Estado que protege y acompaña a los artesanos, el sector se vuelve vigoroso y se expande. Eso es importante para el país porque todos/as nos podemos ver reflejados en una producción, en una economía de la cultura, potente y con sentido", concluye Amarilla.