Conmemorando un nuevo aniversario de la Guerra de Malvinas

En el aniversario de lo que fue el inicio de aquella guerra inútil queremos honrar a los jóvenes que fueron a luchar de frente, en el escenario mismo y sufrieron el horror de la guerra y frío del sur argentino y sus Islas Malvinas. Lo hicieron con pasión, con lealtad, con patriotismo, con dolor, con frío desgarrante, … con identidad de patria… esa que todxs sentimos y fuimos construyendo desde nuestra querida escuela primaria, dibujando las islas en cada mapa de Argentina e incluyéndolas como parte inseparable de la misma. Pero no podemos dejar de recordar que durante muchos años quienes dieron la vida y lucharon en nombre de todxs NO fueron respetados, ni siquiera nombrados salvo en muy intimos espacios. Hoy recuperamos nuestra historia, honramos  su memoria con respeto, con amor, con recuerdos inseparables de la historia de nuestro país, como una página más en el continuo, sin saltearla ni negarla; en una clara política de estado que nos dignifica como pueblo…como país.

Para aquellos jóvenes que dieron su vida por todo nuestro pueblo; para quienes hoy son jóvenes  y los que mañana serán;  van estas palabras de Galeano a manera de profundo homenaje en este 2 de abril 2015, especial y honorable.

Graciela Maiztegui

Dirección | SEHAS

 

de Eduardo Galeano:

La Guerra de las Malvinas, guerra patria que por un rato unió a los argentinos pisadores y a los argentinos pisados, culmina con la victoria del ejército colonialista de Gran Bretaña.
No se han hecho ni un tajito los generales y coroneles argentinos que habían prometido derramar hasta la última gota de sangre. Quienes declararon la guerra no estuvieron en ella ni de visita. Para que la bandera argentina flameara en estos hielos, causa justa en manos injustas, los altos mandos enviaron al matadero a los muchachitos enganchados por el servicio militar obligatorio, que más murieron de frío que de bala.
No les tiembla el pulso: con mano segura firman la rendición los violadores de mujeres atadas, los verdugos de obreros desarmados.

(Memoria del Fuego III: El siglo del viento)