HÁBITAT - Techos verdes

8 de febrero de 2019

Zeolita enriquecida, un sustrato nutritivo para techos verdes

Este mineral se destaca por su capacidad de aportar aireación, retener y liberar lentamente agua y fertilizantes, previamente absorbidos, sin elevar bruscamente la concentración de sales. Se trata de un material inerte que no se descompone.

Destacados por su capacidad de disminuir la temperatura de las edificaciones y el efecto de isla de calor de las ciudades, aumentar la aislación acústica, preservar las membranas de los techos y proporcionar un nuevo hábitat para la vida silvestre, los techos verdes son tecnologías cada vez más implementadas en las grandes urbes. En este contexto, técnicos del Instituto de Floricultura del INTA Castelar evaluaron una serie de zeolitas para su uso como sustrato para los techos verdes.

De acuerdo con Lorena Barbaro –investigadora del INTA Cerro Azul, Misiones–, “la zeolita enriquecida aporta aireación, al tiempo que libera lentamente agua y los nutrientes retenidos, sin elevar bruscamente la concentración de sales del sustrato, ya que para las plantas xerófilas empleadas no sería lo ideal, pero si permite que ese pequeño aporte nutricional facilite su crecimiento”.

Según las investigaciones realizadas, será necesario realizar un fertilriego con un fertilizante soluble al año para que la zeolita se cargue con nutrientes nuevamente.

“La zeolita es un mineral que pertenece al grupo de los aluminosilicatos y se caracteriza por su capacidad de hidratarse y deshidratarse en forma reversible, además de poseer una alta capacidad de intercambio catiónico”, indicó la especialista.

Esto se refiere a la capacidad que tiene para retener y liberar iones positivos o nutrientes minerales de un modo lento para que sean tomados por las plantas. “Para potenciar esta característica, procedimos a lavarla para reducirle la alta concentración de sodio y, luego, enriquecerla con agua destilada y fertilizante soluble”, explicó Barbaro.

“Incorporamos un 10 % de esta zeolita enriquecida a las mezclas con piedra pómez, microleca y perlita o residuos de construcción para la construcción de techos verdes”, indicó la investigadora quien confirmó “los amplios beneficios obtenidos en cuando al desarrollo de las plantas y el cubrimiento del techo”.

Además, al ser un material inerte, no se descompone, por lo que también formará parte de la estructura física del sustrato a largo plazo, aportando tanto aireación como retención de agua a los techos verdes.

Techos verdes sustentables, espacios verdes en altura

Cada vez más comunes en las ciudades, los techos verdes permiten aprovechar  espacios con cubierta vegetal que se planta sobre un sustrato de poca profundidad, de entre 8 y15 centímetros, con una larga duración y un mantenimiento menor, por lo cual las especies que se emplean son particulares.

En este sentido, las más utilizadas pertenecen al grupo de la denominadas Xerófitas y presentan un bajo requerimiento hídrico y nutricional. Por lo tanto, el sustrato empleado debe ser adecuado permitiendo estas características.

Es por eso que se emplean formulaciones con componentes estables, para que perduren en el tiempo, con una alta aireación y bajo niveles de sales. Entre los componentes empleados se encuentran la arcilla expandida o leca, perlita expandida, cenizas volcánicas, residuos de construcción, piedra pómez, arenas entre otros, además se usan bajos porcentajes –hasta un 20 % de componentes orgánicos como turbas y diversos tipos de compost.

http://intainforma.inta.gov.ar/?p=48272