HÁBITAT - Movimiento de los Sin Tierra MST - Brasil

 

Los ‘sin tierra’ de Brasil afrontan la embestida de Bolsonaro

El nuevo presidente pretende declarar al movimiento que lucha para dar uso a las tierras improductivas como organización terrorista.

FELIPE BETIM

Twitter

Laranjeiras do Sul (Paraná) 9 ENE 2019

El brasileño Sadi Gomes, de 64 años, ocupó hace más de veinte años las tierras con las que ahora, legalmente, su familia y otras 73 se ganan la vida. Con los años crearon una cooperativa que abastece de alimentos orgánicos a escuelas públicas. “Todos aquí tienen su coche y una buena calidad de vida”, cuenta Gomes, activista del Movimiento de los Sin Tierra (MST). Cada familia gana de media 3.000 reales mensuales (700 euros. El movimiento, que vivió su auge a finales del siglo pasado, está en la mira del presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, que ha prometido declararlo “organización terrorista”.

Uno de los movimientos sociales más importantes de Latinoamérica, MST nació para presionar a favor de una reforma agraria en un país donde la propiedad de la tierra ha estado históricamente muy concentrada. Apoyan sus reivindicaciones en un apartado de la Constitución que establece que las tierras improductivas no cumplen su función social. Sus asociados, estimados en medio millón de familia, reprueban oficialmente la lucha armada y no han promovido atentados contra autoridades o civiles. Matar y robar tampoco forma parte de la doctrina la organización, que sí ocupa tierras que considera improductivas, algo que quita el sueño de los grandes ruralistas brasileños. Acampan en los terrenos, cultivan para su propia subsistencia y comercializan lo que les sobra.

Los agricultores del MST están en la actualidad entre los principales productores de productos orgánicos de Brasil –en el caso del arroz, ya son los mayores de Latinoamérica– y sus productos llegan tanto en escuelas públicas como a los mercados europeos.

 

https://elpais.com/internacional/2018/12/13/actualidad/1544736443_496134.html